La Marquesina
                       
NOTAS  

 

 

La brocha en el séptimo arte

 

Por: Fidelina Palcios

 

La brocha en el séptimo arte  

 

 

“El todo es más que la suma de las partes”, ya lo dijo Aristóteles hace mucho tiempo, pues bien, si pensamos en el cine al decir esta frase dos daremos cuenta que, en efecto, desde las actuaciones, dirección, musicalización, vestuario hasta el maquillaje, son elementos que al hacer sinergia dan como resultado una película que usted plácidamente verá desde la butaca.

Una de esas partes que componen el filme completo, ya sea catalogado como bueno o malo, es el maquillaje, que incluso es una categoría premiada por los Oscar.

El maquillaje puede lograr tanto caracterizaciones de personajes como efectos especiales, que incluso con la tecnológica actual sería difícil lograr, de ahí la importancia del maquillaje en la industria cinematográfica.

En El Laberinto del Fauno por ejemplo, la apariencia del personaje principal fue lograda gracias al esfuerzo y trabajo de los maquillistas.

Según la historia del maquillaje que publicó The Cult, el maquillaje teatral usado a finales del siglo XIX fue el antecedente del maquillaje que conocemos para el cine de hoy, aunque claro, en ese entonces el ojo del público no lograba el zoom igual que las cámaras, así que este arte ha mejorado a detalle para no quedar mal con la pantalla.

Las primeras ocupaciones del departamento de maquillaje y caracterización fueron los envejecimientos y las heridas para lo cual usaban algodón, goma y espuma de látex. Entre algunos famosos creadores destacan: Cecil Holland, Jack Pierce, responsable de los efectos de maquillaje de El doctor Frankenstein y La momia y Jack Dawn, caracterizador de los personajes de El –mago de Oz.

Este departamento de artistas logran en muchos casos creaciones tan reales que es difícil, incluso, encontrar rasgos del actor dentro del personaje, esto desvela aún más lo imprescindible que es el equipo de profesionales del maquillaje en la industria del séptimo arte. 

Uno de los años en los que la disputa por el Oscar al mejor maquillaje fue mayor, fue el 2012, cuando el esfuerzo porque Daniel Day Lawis luciera como el real Lincoln superó las expectativas, o  bien por tratar de innovar aportando una nueva estética a los personajes, tal fue el caso de El hobbit y Blancanieves.

Otra película de la cual se habló mucho por sus caracterizaciones, fue Los Miserables, en todas ellas los creadores trataron de demostrar su talento e imaginación para recrear escenarios y personajes de una realidad.

En esta categoría la estatuilla dorada del 2015 fue otorgada al mejor maquillaje Frances Hannon and Mark Coulier por El Gran Hotel Budapest.

Los afortunados nominados en Mejor Maquillaje y Peluquería para los Oscar 2016, que se celebrarán el 28 de febrero en el Teatro Dolby, de Hollywood, California,  en su edición 88 son:  Mad Max: Furia en la carretera, El abuelo que saltó por la ventana y se marchó y El Renacido.

Por cierto, la película con mayor número de candidaturas para los Premios este año es El Renacido, con 12 postulaciones.

 
   
   

Regresar al menú.